Compartir: Google+ Pinterest

Descripción

La capital de Sicilia es un crisol de culturas. Los diversos pueblos que a lo largo de la historia han conquistado su territorio han ido dejando en ella una impronta que la hace singular.

Palermo es la ciudad más grande de la isla y una de las más pobladas de Italia. Algunos de los recursos que el viajero que hace escala en el puerto de cruceros de Palermo no debe dejar de conocer son la Mezquita arabo-normanda de San Giovanni degli Eremiti, con el Duomo, la capilla palatina del Palacio Normando, la plaza de Quattro Canti. Además, las Catacumbas de los Capuchinos y la Zisa, palacio normando de arquitectura árabe recientemente restaurado, son dos de los más valiosos atractivos de la ciudad.

La Plaza Pretoria, donde se ubica el ayuntamiento es punto de encuentro habitual de locales y visitantes.

No hay que irse de Palermo sin visitar su curioso Museo Internacional de Marionetas y tampoco sin probar algunos de sus platos más auténticos como la Sarde con Beccafico, la pasta con sardinas, las panelle o las moffolette.

Localización

Que opinan los navegantes 3 opiniones con una valoración média 3
Imagen de perfil de Nacho
Una ciudad algo decadente pero con encanto. En lugar de visitar su parte artística, apostamos por perdernos por callejuelas y conocer la vida de la ciudad desde "dentro". Los italianos en estado puro son muy divertidos y comprar por las tiendas algo de fruta fue una experiencia muy entretenida si se viaja con chicos (no todo va a ser arte y monumentos)
Imagen de perfil de Isabel Chousa
No he estado en Palermo pero tengo muchas ganas de volver a Sicilia. Me encantó Catania y también Caltagirone. Sus colores y su encanto me cautivaron. Sicilia es un pequeño paraíso en medio del Mediterráneo. Vale la pena elegir un crucero con escala en la isla porque siempre vas a recordar su precioso paisaje, su deliciosa cocina, llena de productos naturales de la huerta madurados al sol, su clima estupendo y, como no, su exquisito limoncello!!
Imagen de perfil de Miguel Iglesias
Una muy agradable sorpresa.La ciudad,aunque caótica,tiene un cierto aire de elegancia fruto de su mezcla de estilos arquitectónicos(árabe,normando,barroco,neoclásico...),mezcla de culturas que sin duda se refleja en su vertiente gastronómica,que sorprende gratamente al que espere la típica comida italiana universal.Destacan el palacio normando,el Duomo y el convento de los capuchinos.Si la duración de la escala de tu crucero lo permite,imprescindible la visita a la catedral de Monreale,a las afueras de la ciudad,obra maestra de la arquitectura normanda.
Imagen de perfil de María
Palermo,conquista a aquel que se adentre en sus calles por su elegancia y majestuosidad. Las catacumbas de los Capuchinos y el Duomo son dos lugares imprescindibles en la visita a la ciudad y para recuperar fuerzas nada mejor que probar sus especialidades en uno de sus numerosos restaurantes y dejarse aconsejar, no le defraudaran..